imagenart
granada hoy

diálogo. Los alumnos durante la representación de un cuento.

A. GONZÁLEZ
@ Envíe esta noticia a un amigo

granada. Cinco centros educativos de la provincia y unos 500 niños de 6 a 16 años participan durante este curso en un taller de cuentos organizado por la Fundación Legado Andalusí. El programa de expresión oral intenta enseñar a los niños a manifestar sus pensamientos y sus emociones así como a dialogar entre ellos. "Partimos de que el diálogo es el mejor modo de diseñar la construcción de modelos de convivencia y desarrollo social", argumenta Javier Tárraga, coordinador del programa para Andalucía Oriental.

Con la ayuda de los docentes de los centros educativos participantes (IES Montes Orientales de Iznalloz, Padre Manjón de Granada, Sánchez Mariscal de La Mamola, Virgen del Pilar de Motril y Pío XII de Torrenueva) los alumnos tienen que aprender a concretar una idea en una estructura narrativa.

"El primer cuento que narran está siempre lleno de estereotipos y suelen emplear un lenguaje cargado de violencia. Sobre todo los chicos tienen fijación por que muera todo el mundo en alguna catástrofe", comenta Tárraga.

Durante los meses que dura el programa los niños reciben visitas de invitados de distintas nacionalidades, muchos de ellos vinculados a la ONG Granada Acoge. Con esta actividad se intenta que los alumnos "conozcan la visión del otro". Hay más actividades en este sentido: "Queremos que cada uno cuente una historia significativa de su vida para construir con todas las historias un personaje nuevo que surge de todos ellos", argumenta el coordinador. De esta forma, dice, se fomenta el conocimiento mutuo creando una situación de compañerismo en el aula como fórmula para huir de la violencia y la agresividad.

El día 2 de junio todos los alumnos participantes en el proyecto del Legado Andalusí se reunirán en una jornada de convivencia en Almuñécar, donde cada centro aportará su historia final, entre las que se elegirá la mejor.

"No queremos que se convierta en un concurso, sólo un lugar de encuentro para compartir una labor de equipo. Los niños no están acostumbrados a que se les oiga y, por tanto a expresarse", relata el coordinador del programa en Andalucía Oriental.